Me resulta complicado definir lo que entendemos por conveniencia en el mundo del marketing alimentario. Podría ser algo así como comodidad. La conveniencia normalmente se asocia a establecimientos, pero también puede ser un momento, un formato de producto o un servicio.

El consumidor actual, a pesar de la crisis económica, no piensa renunciar a la conveniencia.

Las tiendas de conveniencia se caracterizan por tener un amplio horario de servicio y un surtido de productos limitado, generalmente con un precio más alto que otros formatos.  En su surtido tienen una mayor presencia los productos de impulso, los productos básicos, los de consumo diario y, en los últimos años, los alimentos de cuarta y quinta gama (preparados y listos para consumir).

Las tiendas de conveniencia son un formato que se va desarrollando a medida de que las sociedades se van haciendo más urbanas y valoran más el tiempo de ocio. Actualmente, son un formato en auge y con mucho futuro por delante.

En España, no hay demasiada información que permita cuantificar la importancia de este tipo de formato. Conviven diferentes tipos de establecimientos que van desde los más modernos a los más tradicionales. Las tiendas de conveniencia han existido desde hace mucho tiempo y han sufrido una evolución constante.

Hace años, antes del desarrollo de las grandes superficies, en España el formato predominante era la tienda especializada y de proximidad y con venta asistida. Muchas de ellas, incluso abrían los festivos, para facilitar la experiencia de compra. Con la llegada de la distribución organizada, la manera de hacer la compra cambió y se frenó el desarrollo del canal de conveniencia. En los últimos tiempos, los formatos de conveniencia están renaciendo, gracias al «boom» de las tiendas regentadas por inmigrantes y también debido a que han aparecido tiendas más modernas en libre servicio (como las tiendas de las gasolineras).

La distribución organizada está viendo como nuevos operadores y nuevos formatos están ganándoles terreno.  Por ello, en países como Reino Unido, algunas cadenas  de distribución organizada están dando más importancia a este concepto, bien desarrollando nuevos conceptos de establecimientos, con surtido especial y con formatos pequeños y ampliando sus horarios, o incluso desarrollando espacios dentro de sus establecimientos para ofrecer un surtido específico de productos de conveniencia.

El consumidor actual busca soluciones que le faciliten su estilo de vida sin renunciar al ahorro de tiempo, de dinero, o de esfuerzo. La conveniencia va a ser una tendencia emergente, eso sí, con una cuota pequeña dentro del universo del gran consumo.

……….

Este post pertenece a la trilogía sobre la conveniencia: Las tiendas de conveniencia. Un formato emergente (I); la tendencia «food to go», un formato de conveniencia (II) y Alimentación on-line, la conveniencia llevada a la puerta de casa (III)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this page