Las tiendas de conveniencia ofrecen entre su surtido, además de productos básicos, alimentos preparados y listos para consumir.

El desarrollo de estos productos, también conocimos como alimentos de cuarta y quinta gama, está relacionado con los nuevos estilos de vida de los consumidores, que valoran, cada vez más, dedicar su tiempo libre al ocio. Para los que no están habituados a la jerga alimentaria, son ejemplos de productos de cuarta y quinta gama, las cremas preparadas, las pizzas congeladas, las ensaladas frescas, los platos preparados (fabada, cocidos, pescados cocinados, etc.).

En España, estos productos se han introducido tanto en los hogares como en la restauración, especialmente en la organizada. En otros países, donde el canal de conveniencia tiene una implantación más importante, está surgiendo una tendencia ligada al concepto de “comida para llevar” (“food to go”).

Este concepto está a caballo entre la restauración y la distribución alimentaria. De hecho, en España está más asociado a las cadenas de hostelería y restauración. No es raro llevarse a casa comida preparada en bares y restaurantes. La “comida para llevar” se está vendiendo también en tiendas de alimentación, bien especializadas o de conveniencia, o bien en los formatos convencionales de distribución. De hecho, se está constatando que, en Europa, estos formatos convencionales  dedicando cada vez más espacio para ofrecer estos productos “listos para llevar”. 

En los productos “para llevar”, puede distinguirse entre aquellos que se pueden consumir directamente y los que necesitan algún tipo de preparación o tratamiento térmico. En España no hay costumbre de comer en poco tiempo o en la calle, por lo que la comida “para llevar” de consumo directo no termina de despegar.  Sin embargo, la comida para llevar que necesita algún tipo de preparación puede tener un mayor desarrollo, ya que supone una alternativa más económica, por lo general, al consumo en restaurantes, bares y cafeterías.

En el año 1953, en Estados Unidos,  la compañía Swanson Foods  lanzó un concepto novedoso “TV dinner”, que consitía en una bandeja con comida congelada o preparada para calentar y que tuvó un éxito enrome que se extendió por muchos países en los años 50 y 60. Ese concepto ha ido evolucionando. Actualmente,  muchos establecimientos de conveniencia, o incluso los formatos de  proximidad, están ofreciendo la opción de elegir, de entre un surtido determinado, un plato principal, bebida, entrante y postre a un precio cerrado.  Incluso, algunos establecimientos ofrecen alimentos más sofisticados, como platos preparados  de alta gama. Además, en muchas ocasiones los establecimientos ofrece el servicio de`poder calentarlo directamente por el consumidor en el punto de venta.

Estas iniciativas de “llevárselo a casa” a un precio atractivo, puede ser una tendencia que tenga buena acogida en España.

……….

Este post pertenece a la trilogía sobre la conveniencia: Las tiendas de conveniencia. Un formato emergente (I); la tendencia “food to go”, un formato de conveniencia (II) y Alimentación on-line, la conveniencia llevada a la puerta de casa (III)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this page