El sector de la hostelería en España destaca por su importancia económica y por su estrecha vinculación con el turismo. El consumo en hostelería y restauración lleva sufriendo unos años de crisis que se traduce en una menor facturación y en un descenso en el número de visitas y en el gasto promedio por comensal. En otros países, como Francia, el consumo en hostelería está resurgiendo desde 2012 y está creciendo a un ritmo apreciable. En España aún no se ha producido la recuperación de este sector.

Mientras tanto, en Francia, Reino Unido o Estados Unidos se está produciendo una tendencia que es la mezcla de la gastronomía con dos conceptos de distribución: el retail (distribución minorista) y la restauración. Los puntos de conexión de estos dos conceptos son el placer y la conveniencia. Los consumidores demandan facilidad de uso, compra y consumo, sin abandonar el placer que supone la compra y el consumo de alimentos.

La gastronomía, y todo lo relacionado con ella, se mezcla con nuevas formas de comercialización. La distribución alimentaria minorista (retail) dedica secciones dentro de sus establecimientos a conceptos de restauración. Están apareciendo espacios de venta de comida para ser consumida en el mismo punto de venta (cafeterías, restaurantes, bares), secciones de comida preparada. Se están convirtiendo tiendas especializadas y de proximidad en puntos de restauración de conveniencia, o restaurantes en puntos de venta de productos artesanos o gourmet. Se están creando espacios de venta de productos locales en áreas de servicio en carretera y aparecen restaurantes clandestinos en lugares atípicos como tiendas de muebles o en casas particulares.

En definitiva, se trata de ampliar los momentos de consumo y de aprovechar las fortalezas que tiene la gastronomía y no desaprovechar oportunidades. También es frecuente, aunque todavía no es una tendencia suficientemente desarrollada en España, que conceptos de distribución no alimentaria (como tiendas de ropa o de muebles) cuenten con locales de restauración dentro de las tiendas. En estos casos, hay dos tendencias en cuanto al posicionamiento de estos puntos de restauración. O bien se conciben como un reclamo por su oferta y precios para los consumidores, o bien se conciben como un lugar más exclusivo dentro de la tienda que añade valor y le da un punto de exclusividad.

Estas tendencias, que se comienzan a ver de manera incipiente en España, se desarrollarán seguramente en los próximos años y los límites y fronteras que existen hoy entre los sectores de la restauración y la distribución alimentaria se difuminarán, apreciendo nuevos conceptos adpatados a los nuevos estilos de vida y a las nuevas formas de consumir de los consumidores.

20130403-093013.jpg

20130403-093137.jpg

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this page