20140521-085132.jpg

 

Todos los años, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente facilita los datos de consumo alimentario en España. Estos datos constituyen la fuente de información sobre consumo alimentario más completa. Proviene de un panel de 12.000 hogares que cada día anotan todas las compras de alimentos y bebidas que hacen en su hogar. Precios, cantidades compradas y lugar de compra son algunas de las variables que se incorporar a las bases de datos.

Según esta información, en el año 2013, el gasto (cantidades x precios) en alimentación ascendió a 101.250 millones de euros, un 0,6% más que en 2012. De ellos, 69.225 millones de euros, un 2,4% más, se gastaron en los hogares y 32.025 millones de euros, un -3,1% menos, se gastaron fuera de ellos.

El gasto total de los hogares españoles en alimentación ascendió a 69.225 millones de euros, lo que supone el 68% del gasto total, con un gasto per cápita que se ha incrementado en un 3,8%.

Por categorías, destaca la importancia de los productos frescos en la alimentación de los hogares, que suponen el 42% del volumen total consumido y un 45% del presupuesto total destinado a la alimentación.

¿Qué compramos?

En el 2013, se compraron 30.717 millones de Kgs./Lts. de alimentos y bebidas. Principalmente frutas frescas (representan el 15,2% de ese volumen), bebidas sin alcohol (15%), hortalizas y patatas frescas (13,1%), leche (11,2%), carne (7,9%).

Respecto al gasto, de los 69.225 millones de euros, el 22,1% se gastó en carne, seguido de pescado (13,1%), frutas frescas (9,3%), derivados lácteos (8,3%), hortalizas y patatas frescas (7,9%).

En ese año, en comparación con el anterior, se compraron más kilos/litros de huevos (3,4%), aceite (3,3%), pan (2,8%), patatas y hortalizas (2%), leche (1,1%). Y, en cuanto al gasto, se dedicó más dinero a comprar aceite (el gasto -cantidad x precio- subió un 19%), patatas y hortalizas (5,3%) y huevos (4,3%).

En estos datos, ya se observa claramente una tendencia. Los españoles han vuelto a consumir alimentos básicos como pan, pastas, patatas, leche, aceite, huevos, arroz, harinas y legumbres. La vuelta a la cocina, y a preparar platos en casa, explica en parte este comportamiento, como también lo explica el que estos alimentos sean más económicos y permiten “estirar” más el presupuesto que los hogares dedican a la partida de alimentación.

Esta tendencia se confirma, cuando buscamos los productos más presentes en las cestas de la compra (aquellos productos que han tenido mayores crecimientos, respecto del año anterior, en cantidades compradas). En carnes, el pavo (ha crecido un 9%), el conejo (6%) y el cerdo son las carnes que presentan mejor evolución. Aunque sigue siendo la carne de pollo y de cerdo las variedades más consumidas por los españoles, mientras que corren malos tiempos para el ovino y el vacuno. En pescados, crecen las conservas.

En las frutas frescas, aunque suponen gran parte del volumen de la cesta de la compra, en 2013 su consumo descendió un 2%.

Finalmente, en cuanto a las bebidas, los datos muestran una disminución en el consumo de vinos y espumosos, así como de zumos, mientras que el resto de bebidas presentan crecimientos muy contenidos, como es el caso de las bebidas de alta graduación, la cerveza y la sidra.

El consumo por tipo de hogar.

Es interesante conocer cómo se distribuyen los hogares españoles según su ciclo de vida.

El tipo de hogar más numeroso en España es el formado por retirados/jubilados, que representa el 22,6% de los hogares españoles. Le siguen los hogares con hijos pequeños (16,5%), hogares formados por parejas con hijos en edad media (15%), parejas adultas sin hijos (10,4%), parejas con hijos mayores (10%), parejas jóvenes sin hijos (8,5%), adultos independientes (7%), hogares monoparentales (6%) y jóvenes independientes (4%). Destacar que en el último año, los tipos de hogares que más han aumentado han sido los formados por hogares monoparentales. Y los que más han descendido han sido los de jóvenes independientes y los de adultos independientes.

En relación con los datos de consumo por tipo de hogar, durante el año 2013, los hogares formados por retirados son los que presentan mayor crecimiento en la compra de alimentos (en concreto, el 25%), mostrando un consumo per cápita muy alto (970 Kgs/lts por persona y año), muy por encima de la media de hogares españoles, que se sitúa en los 676 kgs/lts por persona.

El consumo por Comunidades Autónomas.

El consumo medio per cápita en España es de 676 kg/l, destacando Cantabria (771), País Vasco (739) y La Rioja (737), en tanto que Extremadura (626), Andalucía (626) y Castilla-La Mancha (615) son las que reflejan menor consumo.

En cuanto a la evolución del gasto, cuya media en España es de 1.524,2 euros, las Comunidades que destacan son el País Vasco (1.967), Cantabria (1.811) y Cataluña (1.760). Por su parte, Andalucía (1.297), Extremadura (1.281) y Castilla-La Mancha (1.272) son las de menor gasto per cápita.

20140521-085240.jpg

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this page