Las sopas calientes son el nuevo salmorejo.
Estoy harto de encontrarme los mismos platos en todas las cartas de los restaurantes de Madrid. Un ejemplo de un plato que hace unos años no aparecía en ningún restaurante de los llamados «de moda» es el salmorejo. De hecho, en Madrid era raro poder comer salmorejo (cordobés). Hoy el salmorejo es un must de los menús, da igual que sea invierno o verano.
Apuesto que esta temporada de otoño-invierno se van a poner de moda las sopas calientes en dos variantes. La sopa de cebolla y la sopa de ajo. A partir de aquí, todas las variaciones posibles…sopa castellana, con cominos, con jamón, con huevo (escalfado, batido, entero, etc.) y sopas de cebolla, gratinadas, hojaldradas, etc.
Son platos con productos muy baratos y muy fáciles de preparar, ideales para «calentar el cuerpo«.
Apuesto que pronto veremos en blogs o en publicaciones de «estilos de vida», las 10 sopas de cebolla de Madrid o ¿Dónde comer las mejores sopas de ajo? Si no, tiempo al tiempo… 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this page