El nuevo consumidor cuando compra alimentos busca comodidad y buen precio. Lo que llamamos conveniencia, es decir, la facilidad a la hora de comprar y de consumir y de preparar los alimentos se ha impuesto entre los consumidores. (Artículos relacionados: Tiendas de conveniencia y Food to Go).

Los platos precocinados, la III y V gama de alimentos (Ver artículo sobre gamas de alimentos) constituyen una familia de alimentos que está cada vez más presente tanto en los hogares como en los establecimientos de hostelería y restauración.

Fotografía de Miguel Herrero

Fotografía de Miguel Herrero

El sector de los platos precocinados.

Las industrias que elaboran productos precocinados están en crecimiento debido a la demanda creciente de este tipo de alimentos. En España se dedican unas 400 empresas a fabricarlos, dando empleo a cerca de 9.000 empleos. Existe un alto grado de concentración. Cinco grupos empresariales controlan el 40% de las ventas. La consultora DBK estima un crecimiento del 4% del valor total del mercado de platos precocinados entre 2016 y 2017, llegando a los 2.700 millones de facturación (lo que representa menos del 3% del total del gasto en alimentación). Casi el 80% de esta facturación proviene de los platos congelados y de los refrigerados (cada uno de estos segmentos tienen una participación en la facturación del 38,16%, mientras que el resto -esterilizados y deshidratados- tiene una participación del 23,68%). Según DBK, este año los platos refrigerados serán los que tengan un mejor comportamiento en facturación frente a los otros tipos de platos precocinados.

A nivel mundial, según Mintel, la facturación global de los platos preparados alcanzó los 93.800 millones de dólares y China es el principal país para el crecimiento de los precocinados. En 2015, en Reino Unido, las comidas preparadas disminuyeron -1,3% en volumen y en valor crecieron un 1,7%; en Francia y Alemania se mantuvieron estables en valor y tuvieron un ligero decrecimiento en volumen, mientras que en España crecieron un 1,2% en valor y 0,5% en volumen, cifras muy similares a Italia.

estanterias

Fotografía Miguel Herrero

Las causas del auge y los retos de futuro.

En el caso de la restauración, el crecimiento de las compras de estos alimentos tiene mucho que ver con la crisis económica. Durante ésta, los bares y restaurantes sufrieron un descenso en la facturación. Para paliar los efectos de la crisis, muchos establecimientos llevaron a cabo estrategias para ahorrar costes y ser más eficientes, con el fin de poder ofrecer a los clientes precios más competitivos. La V gama permite a los hosteleros reducir costes de equipamientos, consumo, energía y de personal y gestionar mejor los stocks y las caducidades del producto.

Para los hogares, el crecimiento de las compras de este tipo de platos también tiene que ver con el ahorro, aunque en este caso está más vinculado a un ahorro de tiempo y a una mejor gestión de las despensas, reduciendo mucho el desperdicio alimentario.

Fotografía Miguel Herrero

Fotografía Miguel Herrero

El futuro.

De acuerdo con las previsiones de las consultoras, se prevé un futuro optimista para este tipo de productos. Los productos congelados y refrigerados van a evolucionar ampliando la gama de productos.

Uno de los retos al que se enfrentan los fabricantes de platos precocinados es elaborar productos de calidad, con recetas o ingredientes que aporten un valor saludable. Los consumidores penalizan los platos que contienen muchos aditivos o conservantes y quieren conocer el origen de las materias primas y la composición del plato.

Por tanto, conocer el origen, las propiedades nutricionales y la utilización de materias primas de calidad o nuevas van a ser las lineas de desarrollo de este sector de la industria alimentaria.

Fotografía Miguel Herrero

Fotografía Miguel Herrero

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this page